• +31 88 8000 500

Qué es una portabilidad

Enero, 2021 Portabilidad

La portabilidad es el trámite que se realiza cuando se quiere cambiar de operador de telefonía conservando el mismo número de teléfono. Se trata de un proceso sencillo que, en su mayor parte, es realizado por el propio operador.

La portabilidad es posible en España desde el año 2000, y cada mes son miles de usuarios los que optan por cambiar de compañía de telefonía en busca de un mejor servicio, aprovechando una oferta exclusiva, o incluso por problemas de cobertura en su zona con un determinado proveedor.

A continuación, veremos cómo se hace una portabilidad y qué hay que saber antes de realizarla.

Cómo realizar una portabilidad de una operadora a otra

Qué es una portabilidad

Para poder aprovechar las ofertas de portabilidad y llevar a cabo el cambio de una operadora a otra, hay que seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar, hay que acordar los términos de contratación con la nueva operadora, como las líneas que se van a portar, las tarifas, ofertas y otros temas relacionados.
  • Tras llegar a un acuerdo con la nueva operadora, hay que darle autorización para que ella misma realice los trámites de portabilidad.
  • En un plazo de unas 48 horas se suele finalizar la portabilidad y se podrán utilizar los teléfonos con el nuevo operador.

Aspectos a tener en cuenta en una portabilidad

Antes de realizar una portabilidad, es muy importante tener en cuenta una serie de factores. Los principales aspectos que debes conocer antes de iniciar un proceso de portabilidad son los siguientes:

Comprobar la permanencia

Es necesario comprobar si hay vigente algún compromiso de permanencia con el operador de telefonía actual y cuál es el importe que hay que abonar para liquidar este contrato.

En este aspecto, es importante remarcar que la permanencia puede estar sujeta a un terminal o a la propia línea.

No se puede denegar una portabilidad

Las operadoras no pueden denegar a ningún usuario una portabilidad a otra campaña, incluso en el caso de que exista alguna factura impagada del servicio. Además, esta portabilidad debe ser gratuita para el usuario (salvo que existan cláusulas de permanencia, como se ha visto en el punto anterior).