Instalación de fibra óptica en edificio: ¿Cómo se lleva a cabo?

Instalación de fibra óptica en edificio: ¿Cómo se lleva a cabo?

Diciembre, 2022 Conectividad

La instalación de fibra óptica en un edificio es algo que está regulado por la legislación para evitar posibles conflictos entre vecinos o entre distintos propietarios del mismo inmueble, sean estos personas o empresas. Desde el auge y crecimiento de la fibra óptica son muchos los edificios que se han enfrentado a este proceso para ganar en velocidad de conexión a Internet.

Para poner fibra óptica en edificio es fundamental conocer primero qué leyes lo regulan antes de iniciar cualquier proceso de instalación, así que vamos a verlo a continuación.

¿Cómo se regula la instalación de cableado de fibra óptica en edificios?

La ley que trata la normativa sobre la instalación de fibra óptica en edificios es la Ley General de Telecomunicación 9/2014. En este artículo se facilita a los operadores la legislación para el despegue de la red de fibra óptica en los edificios, fincas o conjuntos inmobiliarios mientras que se respetan los derechos e intereses de los propietarios.

Para evitar posibles controversias entre los operadores y los propietarios, la legislación estipula los siguientes pasos: “aquel operador que tenga la intención de llevar a cabo un despliegue de fibra óptica utilizando para ello los elementos comunes del edificio cuando estos no cuenten con una infraestructura común de telecomunicaciones tienen que comunicarlo a la comunidad de propietarios presentando un escrito junto a una memoria descriptiva del proyecto”.

Además, esta legislación también estipula que el operador interesado en llevar a cabo la instalación de fibra en el edificio no podrá iniciar las actuaciones necesarias si no recibe ninguna comunicación de los propietarios en el plazo de un mes desde que se le comunique. Esto puede ocurrir porque ninguno de los propietarios o copropietarios del edificio esté interesado en contar con una instalación de fibra.

Si la respuesta es afirmativa, el operador debe iniciar la instalación en el edificio comunicando a los propietarios la fecha exacta en la que iniciará sus trabajos al respecto. Por tanto, la Ley de Telecomunicaciones regula el protocolo a seguir entre los operadores y los propietarios de cualquier edificio.

¿Y si existe algún tipo de problema?

Si existe algún tipo de problema, como que un propietario tenga alguna incompatibilidad en la red que le perjudique a la hora de disfrutar de una buena conexión a Internet o que un local no esté adaptado para el uso de fibra y desee tenerla, lo recomendable es seguir los siguientes pasos:

  • Pedir a la comunidad de propietarios del inmueble el permiso de obra necesario para poder desplegar e instalar la fibra óptica por todo el edificio.
  • Entregar documentación al resto de propietarios informando sobre cómo se va a llevar a cabo la instalación para asegurar que no van a experimentar ningún tipo de desperfecto o daño en su propiedad.

¿Cómo se debe llevar a cabo la instalación?

Una vez se ha alcanzado un acuerdo con el resto de propietarios del edificio, el operador puede empezar su trabajo para desplegar la red de fibra óptica en el mismo. Todo lo que acabamos de ver tiene lugar en el caso de compartir edificio con otros propietarios, pero si el edificio tiene un único propietario todos los trámites se simplifican mucho y la instalación puede llevarse a cabo de una forma más rápida y en menos tiempo.

Pero si te preguntas cómo instalar fibra óptica en un edificio, la Ley General de Telecomunicaciones establece que debe hacerse bien a través de canalizaciones o de forma subterránea. Para poder llevar a cabo la instalación en otros lugares, como puede ser la fachada del edificio, es necesario contar con el permiso de los propietarios del edificio.

Lo recomendable en estos casos es entregar un plano de viabilidad y un informe de obras para enseñar cómo se van a llevar a cabo las instalaciones. Solo así el resto de propietarios va a tener toda la información que necesitan para tomar la decisión y aprobar la instalación en la fachada del edificio.

Los edificios que fueron construidos desde el año 2000 en adelante cuentan con espacios diseñados para llevar a cabo este tipo de instalaciones que, de forma general, están de forma vertical para facilitar el despliegue de redes hacia arriba. Este es el lugar prioritario en el que realizar la instalación, pero si no tuviera este espacio, la empresa instaladora no tendrá otra opción que utilizar la fachada del edificio.

Como se puede apreciar, la instalación de fibra óptica en un edificio es algo que está regulado por la legislación y que cuenta con espacios preferentes para llevar a cabo la misma. El proceso necesita de la aprobación del resto de propietarios en edificios compartidos, pero si eres el único propietario la instalación se simplifica mucho y puede realizarse en un periodo de tiempo bastante rápido.

Si necesitas un proyecto de instalación de fibra óptica profesional, ponte en contacto con nosotros sin ningún compromiso.